La evaluación del continuum formativo de los médicos, a debate en la Escuela de la Profesión Médica

El objetivo de esta mesa redonda, celebrada el 23 de septiembre, en el contexto de la Escuela de la Profesión Médica, en Santander, fue abrir una reflexión sobre los aspectos básicos de la evaluación de los médicos, desde el pregrado hasta la formación especializada y continuada y el desarrollo profesional continuo. La sesión contó con la participación de los ponentes Dra. María Nolla, del Departament de Salud de la Generalitat de Catalunya; Dr. Jordi Palés, profesor emérito de la Universidad de Barcelona; Dr. Amando Martín Zurro, vicepresidente de la Fundación Educación Médica y Dr. Arcadi Gual, profesor emérito de la Universidad de Barcelona y coordinador de la Escuela de la Profesión Médica

Santander  medicosypacientes.com

La primera mesa del segundo seminario de la Escuela de la Profesión Médica, celebrada los días 23 y 24 de septiembre en el Palacio de la Magdalena, en Santander, estuvo dedicada a analizar la evaluación de la formación de los médicos en España; el continuum formativo.

El objetivo de esta mesa redonda fue abrir una reflexión y debate sobre los aspectos básicos de la evaluación de los médicos, desde el pregrado hasta la formación especializada y continuada y el desarrollo profesional continuo.

La sesión estuvo moderada por la vicepresidenta segunda del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, CGCOM, Dra. Manuela García Romero, y contó con la participación de los ponentes Dra. María Nolla, del Departament de Salud de la Generalitat de Catalunya; Dr. Jordi Palés, profesor emérito de la Universidad de Barcelona; Dr. Amando Martín Zurro, vicepresidente de la Fundación Educación Médica y Dr. Arcadi Gual, profesor emérito de la Universidad de Barcelona y coordinador de la Escuela de la Profesión Médica.

En palabras de la Dra. María Nolla, encargada de la ponencia ‘¿Cómo avanzar en el desarrollo de la evaluación centrada en el aprendizaje?’, “evaluar consiste, fundamentalmente, en comprobar que se han alcanzado los objetivos de aprendizaje o de competencia”. Durante esta intervención, se puso de manifiesto que, a partir de los resultados de la investigación en educación médica de las últimas décadas, y en especial los relacionados con la evaluación del aprendizaje o de la competencia profesional, la comunidad de expertos ha establecido algunas conclusiones de aceptación universal. Entre ellas, que los procesos de evaluación son los que dirigen el aprendizaje, llevando esta máxima al extremo en que “lo que no se evalúa, no existe” y que la evaluación forma parte integrante del proceso educativo; que un solo instrumento no puede valorar la competencia profesional -con el objetivo de comprobar cuantos más aspectos y componentes de la competencia sea posible- y que esta no es específica, sino genérica, es decir, “hay que evaluar diferentes casos y en distintos contextos profesionales”. Además, insistió en que el reto del futuro es ampliar los instrumentos y contextos de evaluación y el número y tipo de competencias a evaluar; al tiempo que destacó que los expertos en evaluación de la competencia apuestan por la evaluación programática, aquella que apunta a que “todo debe contar para la nota final y que debe integrar un feedback”.

El Dr. Jordi Palés, a cargo de la intervención titulada ‘¿Cómo abordar la formación de los médicos durante la formación especializada?’, en la que puso de manifiesto que “es ineludible abordar la cuestión de la evaluación en el grado”.

En este sentido, repasó que “la evaluación durante la formación básica común y en el conjunto del periodo formativo debe fundamentarse en dos pilares esenciales: la tutorización activa continua y, en sus eno,el desarrollo óptimo de la dinámica defeedback tutor-residente”, a lo que añadió que “la evaluación tiene que ser pragmática y global”.

En cuanto a las dificultades que encontramos para este avance, enumeró las propias estructuras universitarias y curriculares y habló de la “necesidad de una estructura que centralice la gestión de la evaluación”.

Entre los requisitos para una revisión de la evaluación, trasladó que los requisitos necesarios son “la estructura académica que centralice todos los procesos de evaluación en cada facultad de Medicina; bancos de preguntas validadas y compartidas entre instituciones; consenso de las facultades sobre las habilidades a adquirir; concretar los mecanismos para la definición de las calificaciones numéricas obtenidas por los alumnos, para permitir tras el grado, su clasificación para la elección de unidad docente y ámbito de formación de formación especializada” y concluyó que “necesita la participación de todos los agentes implicados, es decir, facultades de Medicina, profesorado, estudiantes, expertos en evaluación, administraciones, etc.”.

En cuanto a la transición del grado a la Formación Sanitaria Especializada, planteó si  “una buena coordinación entre facultades y un sistema global de evaluación homogéneo y supervisado externamente podría servir para el acceso a la FSE y hacer innecesaria la prueba MIR”.

La conferencia del Dr. Arcadi Gual, dedicada a intentar dar respuesta a ‘¿Cómo abordar la evaluación de los médicos en ejercicio?’ puso en relieve conceptos generales de la formación de los profesionales en activo, como la formación médica continuada y el desarrollo profesional continuo, además de los actores participantes en la evaluación de los mismos y en la carrera profesional; y los distintos documentos y principios que los regulan.

Además, explicó las diferentes iniciativas que Colegios de Médicos, Sociedades Científicas y Administración han llevado a cabo en este ámbito de formación y trasladó los puntos de mejora. Entre ellos, la creación de un grupo de trabajo institucional –liderado por el Ministerio de Sanidad- , integrado por todos los organismos e instituciones relacionados y que, en un periodo corto de tiempo –en torno a los seis meses-, elabore una propuesta de consenso sobre la evaluación del continuum formativo de los médicos, desde el grado hasta la formación continuada, pasando por la Formación Sanitaria Especializada. El Dr. Gual concluyó que esta línea de trabajo debe permitir legislar, sin sobresaltos, sobre la evaluación de los profesionales, estableciendo el máximo de sinergias posibles.

Por parte del Dr. Amando Martín Zurro, vicepresidente de la Fundación Educación Médica y encargado de la ponencia ‘Si conocemos de dónde partimos y consensuamos a dónde queremos ir, ¿sabremos recorrer el camino?’, se abordó la evaluación de las formación de los médicos en la especialidad.

Para ello, el Dr. Martín Zurro, explicó que “existe un amplio acuerdo sobre la necesidad de que la formación especializada de losprofesionales contemple una fase de aprendizaje teórico-práctico durante laquesepuedan adquirir,y también evaluar, un conjunto de competencias básicas transversales que son necesarias para el ejercicio autónomo posterior en el ámbitos anitario y que, además, incrementen la polivalencia competencial de los profesionales al introducir un necesario equilibrio y contrapeso en la tendencia hacia una supra-especialización que puede limitar indebidamente sus posibilidades de actuación encontextos asistenciales diferentesy condiversos niveles de complejidad”.

En cuanto al sistema de formación especializada en España, aseguró que “necesita disponer de instrumentos que permitan realizar de forma objetiva la admisión de los aspirantes y su distribución entre los centros y programas de especialidad acreditados”, y aclaró que “siempre será necesario garantizar que los criterios utilizados para la evaluación al ingreso en la formación especializada de los aspirantes reúnan en ungrado óptim olas características de equidad, accesibilidad, transparencia y seguridad”.

Pie de foto: Ponentes Mesa Continuum Formativo