Respeto por la autonomía y dignidad del paciente, compasión, honradez e integridad; valores del médico como persona

Ayer arrancó el ciclo de seminarios “Los valores del médico en tiempos de pandemia”, organizado por la Fundación para la Formación de la Organización Médica Colegial (FFOMC) basado en la nueva edición del libro “Los valores del médico”. Inició este ciclo un primer webinar en el que se expuso que el respeto por la autonomía y dignidad del paciente, la compasión, la honradez y la integridad son los valores del médico como persona


Madrid 20/10/2021 medicosypacientes.com/ Sara Guardón

En este seminario participaron como ponentes los doctores Tomás Cobo, presidente de la FFOMC; Arcadi Gual, director del Consejo Profesional Médico Español de Acreditación para el DPC/FMC (SEAFORMEC); Nuria Terribas i Sala, especializada en el ámbito de la bioética y el bioderecho y directora de la Fundación Víctor Grifols i Lucas; Lydia Feito, profesora de bioética y humandiades médicas en la Universidad Complutense de Madrid; y Jordi Palés, secretario técnico del Consejo Profesional Médico Español de Acreditación para el Desarrollo Profesional Continuo y la Formación Médica Continuada (SEAFORMEC/SMPAC).

El Dr. Tomás Cobo, presidente de la FFOMC, inició el turno de intervenciones aludiendo a la importancia de estos Webinar que “recogen la esencia y resumen la nueva edición de ‘Los valores del médico’”. Un documento, para el Dr. Cobo, “que está vivo y del que siempre podremos aprender y adaptarnos a las nuevas situaciones y tiempos”.

En este libro se resumen, tal y como explicó, los principios que rigen a los profesionales de la Medicina “desde los valores del médico como persona y como médico hasta los que fundamentan la propia profesión”. Desde la FFPOMC “mantenemos tanto la responsabilidad de velar por la supervivencia de estos valores como la garantía de férreo compromiso de los profesionales con su defensa”, expuso.

Tanto en el libro como en los seminarios, el Dr. Cobo resaltó la importancia “de abordar desde distintas ópticas y a través de las reflexiones de personalidades ligadas a diferentes ámbitos implicados los valores inherentes a la profesión médica los mismos que la han definido a lo largo de la historia y que han sido asumidos por los médicos desde el momento en el que decidimos dedicar nuestras vidas a cuidar a los más frágiles: los enfermos”.

Por su parte el Dr. Arcadi Gual expuso que “los valores del médico no son una cuestión platónica de meros ideales, son principios que se encarnan e institucionalizan”. “Si no toman cuerpo se evaporan en el papel, se la juegan en la ejemplaridad; porque la decencia de la profesión se gana por cada miembro que la compone”, expuso.

Para el experto “los valores sirven para iluminar el camino, son brújulas que orientan al médico, y hay que actualizarlos en jerarquía y en momento actual, se aprenden observándolos en otras personas y practicándolos”.

La publicación “Los valores del médico”, tiene el objetivo de difundir y facilitar a todos los médicos y a los compañeros “unos cuantos valores, agrupados en tres grandes grupos, los valores que afectan al médico como persona, como médico y valores de la profesión que asume el médico”, dijo.

En su intervención, Nuria Terribas i Sala expuso que el modelo de atención al paciente en el que se debe avanzar y consolidar “es aquel que pone como primer valor y esencial el respeto a la persona y el respeto a su dignidad personal que solo uno mismo puede definir desde la subjetividad y percepción individual del propio proceso de salud o de enfermedad”.

En su opinión, “es deber del médico explorar en esa percepción subjetiva y partir siempre del máximo respeto a la autonomía del sujeto que se concretará en la toma de decisiones en este proceso que culmina con el ejercicio de la autonomía personal”. Para la experta, “el médico tiene el deber ético y legal de acompañar con la adecuada información y correcta comunicación generando confianza y complicidad con el paciente y no debe ni puede imponer criterios ni pretender condicionar la voluntad de la persona aunque sí aconsejarle en su mejor beneficio y de forma honesta y transparente mostrando siempre un respeto a su persona y decisión incluso cuando no se está de acuerdo con ella”.

Para Terribas “estamos aún en un proceso de cambio hacia ese paradigma que requiere cambios de mentalidad y de dinámicas de trabajo además de condiciones mejores de tiempo y espacio para poder alcanzar esa excelencia profesional”, algo para lo que se precisa formación.

Sobre el valor de la compasión habló Lydia Feito. Tal y como expuso, “la compasión es un valor fundamental para la vida de las personas, para los profesionales médicos y para la convivencia entre los seres humanos. Para la experta “hablar de compasión es referirse a un contexto de relaciones con los otros donde se produce un reconocimiento entre iguales y también una atención solidaria ante la vulnerabilidad”.

Compasión significa “padecer con”, “sufrir con otro” y compartir espacio de sufrimiento esto incorpora, para la doctora, “el reconocimiento de una situación de vulnerabilidad y la voluntad de colaborar para reducir esa situación de sufrimiento. Darse cuenta y comprometerse y no quedarse impasible ante lo que sucede. Es una dimensión activa. De reacción”.

En el ámbito de la Medicina, tal y como explicó, “la compasión se configura como una virtud que hay que desarrollar para la atención al bien del paciente tomando en consideración su biografía y su mundo de valores como un modo de potenciar su autonomía y su proyecto vital pero también como una exigencia de acción responsable que exige una compleja posición de equilibrio entre la sensibilidad ante el padecimiento y la posibilidad de sentir con otros con la distancia necesaria para no entorpecer el juicio clínico”. “El reconocimiento y el respeto a las personas y también el compromiso con una acción adecuada genera desde la prudencia y la sabiduría práctica”, dijo.

Finalmente, el Dr. Jordi Palés abordó los valores de la honradez e integridad. “Los valores más importantes en la relación médico-paciente”, afirmó. Para el experto, el valor de la honradez e integridad está intrínsecamente presente en la mayor parte de los valores profesionales.

La observación de estos valores facilita, en su opinión, la observación y el cumplimiento de los demás valores del profesionalismo médico y muy especialmente de los que el comportamiento ético y la adhesión a un código de conducta, el respeto por la autonomía del paciente, y su dignidad, el altruismo, el mantenimiento de la confidencialidad y el mantenimiento de su competencia la responsabilidad con el paciente, la sociedad y la profesión.

Tal y como expuso, la honradez está presente en diferentes esferas como en el propio ámbito personal, entre la relación médico-paciente, entre compañeros, en las tareas investigadoras y docentes y en las relaciones con el sistema sanitario, con la industria farmacéutica, con los colegios profesionales y con la administración de Justicia.

“La observación del valor de la honradez es clave para un correcto ejercicio profesional de los médicos en cualquiera de los contextos en los que se desarrolla este ejercicio; los profesionales con responsabilidades docentes en cualquier nivel del proceso de formación desempeñan un papel fundamental en la adquisición de estos valores ya que actúan como modelos. La honradez y la integridad deberían de ser guía de actuación de los docentes”, concluyó.

Los días 27 de octubre y 3 de noviembre tendrán ligar el segundo seminario, “Valores del médico como médico”; y el tercer webinar, “Valores de la profesión que debe asumir el médico”, respectivamente.

La pandemia de COVID-19 ha modificado la forma de practicar la medicina y la educación médica. En tiempos de crisis, los desafíos éticos son complejos para quienes tienen el deber de decidir y actuar en medio de la urgencia manifiesta, motivos por los que es importante aplicar los valores profesionales de excelencia, sentido del deber, responsabilidad, integridad y honestidad al ejercicio de la profesión.