Dr. Rodríguez Del Río: ¿Por qué a España no interesa estabilizar a los sanitarios a un puesto de trabajo?

El Dr. Francisco Javier Rodríguez Del Río, Médico de Familia en el Consultorio de Horcajo de los Montes y Secretario de la Vocalía Nacional de AP Rural del CGCOM, analiza en este artículo de opinión, publicado en el Blog de AP25, la temporalidad laboral de los médicos en España

Dr. Francisco Javier Rodríguez Del Río, Vocal de Atención Primaria Rural de Ciudad Real, Secretario de la Vocalía Nacional de Atención Primaria Rural, Coordinador del Grupo AP25

La temporalidad laboral de los médicos en España actualmente roza el 40% del personal en activo. La edad media de los médicos españoles es de 50 años y tenemos una previsión de jubilación de 70.000 médicos en los próximos 5 años, siempre y cuando la pandemia no siga ocasionado estragos entre nuestro sector, además de otras patologías asociadas al estrés como son la depresión, ansiedad, insomnio, hipertensión… que finalmente se traducen en enfermedades cardiovasculares tipo infarto agudo de miocardio, accidentes cerebrovasculares y  otras enfermedades como el cáncer.

Actualmente tenemos una bolsa de más de 7.500 licenciados en Medicina, que no pueden optar a ocupar una plaza MIR y formarse como médicos especialistas, que por ley, desde 1995 es imprescindible para trabajar en el Sistema Sanitario Español, (todos los especialistas que hemos pasado por esta formación reconocemos que es imprescindible para una adecuada atención al paciente), ya que las facultades de medicina año tras año se transforman en academias de preparación en “opositores MIR” buscando trabas en difíciles y ambiguas preguntas test, en vez de formar médicos que atenderán pacientes y que deben de ser capaces de diferenciar un roncus de un crepitante, una ascitis de una distensión, un edema de una inflamación… tener conceptos claros y no una maraña imprecisa en la cabeza que tan solo les servirá para buscar un hueco en un listado.

No obstante la situación se complica aún más, ya que cada vez hay menos centros docentes, menos tutores MIR, con lo cual desde el Ministerio de Sanidad no pueden incrementar las plazas MIR necesarias para un adecuado recambio generacional. Pero no se asusten, no es algo nuevo o que se haya fraguado en los últimos años, es algo que se ha gestado y desarrollado desde hace más de 25 años. Algo no cuadra, si se están abriendo más Facultades de Medicina, cada año salen más médicos, si tenemos una bolsa de más de 7.500 licenciados… todo se resolverá en breve. No seamos ingenuos, de estos médicos, muchos con una formación al menos bilingüe se marchan al extranjero y no vuelven, pues en Europa sí que los valoran, estiman su preparación y les ofrecen buenas condiciones salariales y estabilidad laboral, además sus respectivos gobiernos se ahorran su formación como Licenciados en Medicina.

Sin embargo, en España podemos presumir de tener excelentes profesionales sanitarios, eso sí, pocos, cada vez menos y 4 de cada 10 son temporales, que es mejor que tenerlos fijos y se preguntarán ustedes ¿por qué las administraciones hacen esto? La explicación es clara, es más fácil movilizarlos donde la Administración priorice, sobrecargarlos de pacientes por cupos, sobrecargarlos de pacientes por día (en algunos entornos de Atención Primaria urbana llegan a tener un paciente citado cada 2.5 minutos y a veces incluso menos), sobrecargarlos de guardias por necesidades del servicio (es decir, porque no tienen médicos)…  pero están pensando ¿Qué sentido tiene esto? Pues evidentemente es ECONÓMICO.

La Medicina ha sufrido una degradación paulatina desde los años 80, abaratando el salario del médico, el sistema que actualmente conocemos tenía una bolsa sobresaturada de sanitarios, pero a pesar de abaratarlos y degradarlos hasta convertirlos en los médicos más económicos de Europa, observaron que aún se puede ahorrar más y entonces se comenzó a limitar el acceso a las Facultades de Medicina. Claro, el tiempo va pasando y ese pul de médicos comienza a jubilarse sobretodo a partir del año 2000 y la Administración descubrió que el trabajo sigue saliendo adelante con menos profesionales, en la misma jornada laboral generan más huecos, menos tiempo por paciente y ahorran más dinero, que invento!!! Además hay que tener en cuenta que trabajan con personas y trabajan por la calidad de vida y la supervivencia del paciente, el tiempo que haga falta, y además son los que dan la cara, de hecho si algún depravado les agrede a quien golpea es a ellos no la Administración, con lo cual descubrieron la gallina de los huevos de oro.

Entonces nuestros políticos pensaron “podemos seguir tensando la cuerda, si los médicos tienen un juramento hipocrático y hemos visto que tanto barro le pongamos en el plato son capaces de comérselo, les seguiremos presionando”, porque se dieron cuenta que algunos médicos por poder trabajar están dispuestos a aceptar contratos basura, con turnos de penosidad como son los nocturnos, en fines de semana, en sitios de difícil desempeño sin vigilantes de seguridad, sufriendo agresiones, en ocasiones la muerte y como premio incluso les pagan menos, porque es lo que hay… En definitiva es mejor tener pocos médicos, económicos (los más económicos de Europa), bien preparados y formados, pero eventuales, porque así se les puede movilizar, sobrecargar, e incluso ante el miedo de no conseguir un contrato… no protestan, ni se movilizan para no enfadar a la Administración (para ellos tan solo son mujeres y hombres que finalizan su especialidad como muy pronto con 29 años, con la ilusión de organizar una familia y se tendrán que conformar con lo que hay).

Amigo lector, no se preocupe, ya  que la situación aún  va a empeorar más, y no será por la pandemia sino por la temporalidad, porque al no tener médicos con plaza fija no podrán optar a formar un MIR durante 4 años (ya que la formación podría quedar interrumpida), tampoco se podrán crear nuevos centros docentes en Atención Primaria, sobretodo en el entorno rural, porque las contrataciones eventuales y en cuatro años pasarán por esos centros médicos tutores, no tutores e incluso dependiendo de la Administración, sin especialidad vía MIR y así desde Sanidad seguirán teniendo las escusas para no aumentar las plazas MIR, podrán seguir teniendo un recambio negativo y ahorrarán muchos millones en nóminas a costa de exprimir los poquitos y seleccionados sanitarios que le quedan. No se preocupen de cara a la opinión pública seguirán creando Facultades de Medicina para que los médicos se sigan marchando a buscar trabajo por Europa, indicando que apuesten por la Sanidad Pública, que con la escasa inversión en Atención Primaria, no hacen faltan pandemias, pues ya estaba destrozada desde antes de la llegada del covid. Las largas listas de espera y la desaparición de pacientes de algunas de ellas, a su vez permiten al sistema que sea más sostenible porque también supone un ahorro económico. ¿Lo ven? Está todo inventado, por eso no se estabilizan los médicos al sistema sanitario porque todo es más barato.

Ruego dignidad por el esfuerzo realizado por los sanitarios que luchan por que la sanidad pública sobreviva, las ofertas de empleo público deben de ser generosas, con exámenes bien documentados y preparados con un temario único, deber realizarse de forma anual y resolverse a corto plazo. Fuera de estas premisas, señores Ministros dejen de contarnos cuentos.