Reivindicaciones, añoranzas y pesares

El autor de este post, Dr. Esteban Sanmartín, recuerda un artículo que publicó en la Revista EL MEDICO para instar a pensar en soluciones en el ámbito de la Atención Primaria ante situaciones excepcionales por climatología adversa o catastróficas, como ocurre en otras esferas como en Educación o Correos por ejemplo. 

Releyendo un artículo de opinión que me fue publicado en la revista El MÉDICO, el 2 de marzo de 1990, cuyo pdf adjunto, titulado cuestiones no resueltas en los Centros de Salud; no puedo dejar de pensar en el tiempo transcurrido y cómo lo hemos perdido. 

Perdido en muchas de nuestras justas reivindicaciones, en estos momentos quiero centrarme en una que atañe a los médicos y pacientes que trabajamos y vivimos en el medio rural, sobre todo en zonas de baja densidad demográfica en la que precisamos del uso de vehículos para nuestro día a día.

En el artículo, que recomiendo que leáis con cariño y pensando en el año que está escrito, al tocar el tema del transporte dice: “¿Existen vehículos para los desplazamientos?, ¿debemos ser nosotros los que los pongamos?, ¿a que precio?. En las Unidades se ha dotado de vehículos para los desplazamientos de urgencia, pero no para los desplazamientos normales (avisos, consultas, anejos, desplazamientos al Centro para sesiones clínicas, etc.). La Administración dice que esto queda compensado con el complemento de dispersión geográfica que está encuadrado dentro del de productividad fijo, pero esto no lo piensa la Inspección de Hacienda cuando no permite desgravar las cantidades por kilometraje, ya que según ella este complemento de dispersión es una cantidad fija (recordemos lo que dice La ley de la Función Pública de 2 de Agosto de 1984 con respecto a éstas), es una cantidad gravada por el IRPF y no puede ser desgravada como gasto por lo que será necesario ser pagada aparte. Además se paga por igual a todos los miembros del Equipo y no todos hacen los mismos desplazamientos y mucho menos en unidades mixtas rurales y urbanas.”

No trato de reivindicar una solución al transporte en el medio Rural, que también, sino que debemos de pensar en soluciones para situaciones excepcionales por climatología adversa o catastróficas, como ocurre en otras esferas como en Educación o Correos por ejemplo. 

Este ha sido un invierno con mas abundancia de nieve de lo esperado y en cotas mas bajas. Esto se ha traducido en viajeros y vehículos atrapados durante horas y horas en autopistas y autovías, también en un aumento de los accidentes de tráfico y heridos y muertos algunos de ellos evitables. 

Los sanitarios rurales nos hemos encontrado en zonas con esta climatología adversa y hemos tenido que tomar decisiones, algunas arriesgadas, para poder continuar nuestro quehacer diario, lo mismo les ha ocurrido a pacientes que han tenido que desplazarse en estas condiciones para poder realizarse una analítica o una sesión de quimioterapia que podrían perfectamente esperar unas horas o días. Hay una falta de coordinación de los sistemas de Salud con quien corresponda (Delegaciones del Gobierno, Ministerios de Medio Ambiente, Obras Públicas, Protección Civil…????), que ponga luz y camino en el caos que generan estas situaciones.

Todo queda al voluntarismo y en ocasiones heroicidad de los Sanitarios y Vecinos, que debemos de tomar decisiones sin pensar en el riesgo que conllevan. En este invierno hemos sufrido, y por ello los pesares, la muerte de vecinos que bajaban a sus hospitales de referencia o Centros de Salud de referencia, para realizarse una analítica o una sesión de quimio, y también de un Compañero que se desplazaba a realizar su consulta. Seguramente con una buena planificación, como ocurre en educación, podrían haberse evitado. 

Que ellos DEP y nosotros no nos cansemos de trabajar en nuestra seguridad y la de nuestros pacientes. Planificar protocolos para situaciones de climatología adversa y catastróficas es trabajar en la seguridad del paciente y de los profesionales de la Salud.

P.D. el artículo a que hago referencia fue presentado en el marco de las III Jornadas Aragonesas de Medicina Rural, celebradas en Boltaña (Huesca) en el año 1989. Hace referencia a las situaciones no resueltas, en aquellos momentos, con la reforma sanitaria.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.