Fortalecer los programas nacionales de salud mental, objetivo de una reunión de países andinos

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

Participaron responsables de salud mental de los 6 ministerios de salud andinos, funcionarios del Ministerio de Salud de Bolivia, de la OPS/OMS y del ORAS – CONHU.

En las Américas, entre el 18,7% y el 24,2% de la población sufre de algún trastorno mental. La depresión sigue siendo el principal y es dos veces más frecuente en mujeres que en hombres. Entre el 20 y 40% de las mujeres que viven en países en desarrollo sufren depresión durante el embarazo o en las semanas siguientes a dar a luz. Unas 65.000 personas mueren por suicidio cada año en la región.

También los trastornos por uso de alcohol y sustancias psicoactivas son un problema creciente y con gran impacto social, aunque a menudo no hay servicios adecuados para atender esta situación. Más de un 73% de la población adulta en las Américas no recibe tratamiento por trastornos afectivos, de ansiedad y por consumo de sustancias.

La respuesta de los sistemas de salud en muchos países es insuficiente, con limitados recursos y apoyada en modelos de base hospitalaria. Sin embargo, hay ejemplos positivos e innovadores: varios países de la región tienen experiencias y resultados muy alentadores, en los que la participación de los usuarios de servicios de salud jugó un papel trascendental y gracias a estas experiencias es que se puede mirar el futuro con optimismo en las Américas.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) trabaja con los países de las Américas para mejorar la salud y la calidad de la vida de su población, y en cumplimiento de esa misión el Plan de Acción sobre Salud Mental 2015-2020, aprobado en el 53º Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), tiene por finalidad promover el bienestar mental, prevenir trastornos mentales y por el uso de sustancias, y ofrecer atención y rehabilitación, basado en un modelo de atención comunitario.